Barbate Hoteles

Barbate Hoteles

Cultura y gastronomía

Almadraba

hoteles barbate

Uno de los elementos más característicos de esta zona es el atún. Es una de las joyas de la gastronomía de la zona, y en concreto, de Barbate. Todo nuevo visitante se pregunta qué es la cadena de redes y boyas rojas que se aprecian en el mar. Se trata de la almadraba. Con esas boyas se demarca la zona donde los pescadores calan sus redes.

La almadraba es el sistema de pesca del atún rojo que inventaron los fenicios y que también continuaron los romanos. Las únicas almadrabas vigentes en toda la península se encuentran en la provincia de Cádiz: Barbate, Zahara de los Atunes, Conil de la Frontera y Tarifa.

La almadraba consiste en un sistema de redes que, ancladas en el fondo del mar en forma de laberinto, atrapan a miles de atunes cuando éstos cruzan el estrecho buscando las aguas más cálidas del Mediterráneo. La temporada del atún rojo es corta, apenas dura un mes. Sin embargo, se necesita el doble de tiempo para posicionar y anclar las redes en el mar. Una vez concluida la temporada, hay que recogerlo todo de nuevo.

En los pueblos de almadraba, ésta condiciona la economía fuertemente. En esta época los platos de atún son muy abundantes en los menús de los restaurantes por lo que el consumo y abastecimiento que se hace de este producto es extraordinariamente alto. El atún es un producto muy consumido y “querido” de alguna manera por la población autóctona y por los visitantes que muchas veces vienen precisamente atraídos por este reclamo turístico. Los distintos certámenes gastronómicos que se organizan en torno al atún, las visitas en barco que existen a las levantás (momento exacto en el que se procede a capturar el atún), a las fábricas de conservas, etc. muestran cómo influye el atún también en la cultura de la zona. En Barbate existe también la posibilidad de conocer el despiece (ronqueo) del atún en Herpac y en la Chanca, empresas dedicadas al atún y a otras especies como la palometa, la anchoa, la sardina, etc.

Como no podía ser de otra manera, en Barbate se encuentra uno de los restaurantes más conocidos en la provincia para la degustación del atún, el Campero. En este excelente restaurante se pueden probar infinidad de impresionantes recetas que tienen como base el atún. Además de este restaurante, existen numerosos locales tradicionales y sencillos dónde se come atún fresco y a precios muy asequibles.

Existen hasta el momento alrededor de 200 maneras diferentes de prepararlo: crudo, semicrudo, guisado, a la plancha, frito, rebozado, estofado, en manteca, etc. A esta gran versatilidad culinaria hay que añadir además la amplia variedad de cortes -más o menos gruesos, en carpaccio, a tacos, en filetes, en transversal, etc. Y finalmente, como dato importante, no podemos olvidar que del “cerdo del mar” se aprovecha todo.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de Cookies en Política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.